MilesDeBanners

 
 
  Intercambio de Banners   Promoción web   Noticias de Internet   Recursos para webmasters
 
 
 
 

Intercambio de banners
Cuánto cuesta


Como todo en la vida, la promoción de una web puede costar tanto como uno pueda y quiera gastarse en ella.
Los precios de la promoción offline (televisión, periódicos, radio, etc.) dependerán del medio o medios elegidos y de la intensidad de la campaña. Como nunca he recurrido a esos medios, no tengo ni idea de cuánto puede costar pero estoy seguro de que cuestan una pasta.

En cuanto a la promoción online, si se quiere hacer una campaña de pago, puede variar desde uno a diez euros por millar de impresiones de banners y, por supuesto, tendrán precios muy variables si se eligen otras formas de publicidad como el patrocinio o el pago de comisiones por ventas.

Sin embargo, para las pequeñas webs, lo que más sigue proliferando hoy día es el mutuo intercambio: link por link, banner por banner, botón por botón, etc. La razón es que con el paso de los años ha acabado de estar claro que las páginas web no producen dinero y al no haber ingresos, no hay razones que justifiquen la más mínima de las inversiones.
Pese a todo, tampoco hay que pensar que todo lo que se llama gratuito es absolutamente gratuito: cuando intercambiamos un enlace con otra página, es posible que esté recibiendo muchas más visitas de nuestras páginas que las que nosotros recibimos de la otra; en los intercambios de banners, éste incluido, hay un margen de banners que se queda el administrador del intercambio (la finalidad de esos créditos es poder dar créditos de regalo de bienvenida).

No hay que olvidar que cualquier esfuerzo de promoción nos va a costar un buen trabajo; normalmente no valoramos ese trabajo pero para hacerse una idea, basta con calcular cuánto nos costaría el sueldo de una persona que estuviese tantas horas como estamos los webmasters dedicados a promocionar unas páginas (si tomas lápiz y papel y calculas a partir de 10 euros la hora, te asustarás).

Resumiendo, que gratis no hay nada y que cuando menos, nos costará un buen esfuerzo.