MilesDeBanners

 
 
  Intercambio de Banners   Promoción web   Noticias de Internet   Recursos para webmasters
 
 
 
 

Intercambio de banners
Por qué los banners


Los banners son uno de los medios de promoción más económicos y eficaces que hay en Internet.
El gran pecado original de los banners es que su éxito se puede medir. Esto quiere decir que una valla publicitaria no tiene un efecto publicitario medible: ningún publicista del mundo sabría decir cuánta gente, tras ver una valla, llamó por teléfono al comercio anunciado para interesarse por el producto que aparecía ofertado. Los publicistas no dudan en pagar cantidades que arrancan en los 300 euros mensuales por alquilar una valla y yo creo que eso tiene dos razones: una es el miedo y la otra la ignorancia.

El miedo a que el anunciante le reclame resultados inmediatos hace que los publicistas eludan el banner porque sus resultados se pueden medir. Un anunciante que supiera que el trabajo de su agencia interesa exactamente al 0,3456% de la audiencia podría buscar otra agencia que obtuviese un 0,4756%. Comprando vallas de publicidad o anuncios de televisión, siempre se le puede echar la culpa al producto, a la mala distribución o a la atención al cliente. El banner no, el banner es implacable con los publicistas.

La inmensa mayoría de los publicistas no saben nada sobre Internet, saben que era una cosa que iba a hacer multimillonarios y que ahora es una ruina y ellos, a lo suyo: ofrecer campañas en prensa y radio y, si hay dinero, en televisión. No tienen ni idea de los efectos demoledores que tiene en el segmento más receptivo a la publicidad.

Precisamente estos dos factores, miedo e ignorancia, una vez vencidos, son los que explican la bondad de los banners como medio de promoción. Saber en una semana que tus anuncios sólo obtienen una respuesta del 0,654% es algo por lo que los anunciantes en televisión pagarían millones. El banner lo ofrece. Poder simultanear tres campañas en las que promociones la marca, el sitio web y el producto estrella y conocer día a día el efecto de cada una de esas campañas es una herramienta poderosísisma.
Cuando hablo de marca, web y producto, no me refiero exclusivamente a webs que vendan detergentes. Para una página dedicada a los fans de la eurovisiva Rosa, la marca sería "Club de fans de Rosa", la web "www.fansderosa.com" y el producto "bájate gratis el MIDI de Caradura", por ejemplo.
Hace tiempo hice una campaña de publicidad en un intercambio de banners en la que simplemente hice circular un banner blanco con una marca desconocida en letras azules ¡y la gente pinchaba! Pero lo más interesante es que hubo otras ciento cincuenta mil personas que veron el banner, vieron la marca y no pincharon. Si algún día tienen que elegir en una compra entre dos marcas desconocidas pero de una de ellas ya vieron un banner hace tiempo y les resulta familiar, ya sé que tengo buena parte de la batalla ganada. Del mismo modo, si alguien busca una web sobre algún tema y el nombre de tu web le suena, pinchará en tu enlace.

Los banners son la mejor herramienta de promoción. Sin duda.