UE.- El Parlamento entierra la directiva sobre las patentes de software



La Eurocámara critica la actitud de la Comisión por anunciar que no presentará una nueva propuesta reformada

ESTRASBURGO (FRANCIA), 6 (EUROPA PRESS)

El Parlamento Europeo (PE) enterró hoy definitivamente la directiva que pretendía establecer normas comunes para la concesión de patentes a programas informáticos o invenciones desarrolladas por ordenador.

Tras un intenso debate con la industria y las organizaciones de internautas desde 2001, los eurodiputados rechazaron por 648 votos frente a 14 en contra y 18 abstenciones, la posición alcanzada por los Veinticinco estados miembros a favor de la patentabilidad del software. Sólo en tres ocasiones anteriores la Eurocámara se ha plantado de este modo ante una decisión del Consejo; en 1995 con la normativa sobre biotecnologías, en 2001 ante la Directiva de regulación de Ofertas Públicas de Adquisiciones y en 2003 sobre la liberalización de los servicios portuarios.

Los motivos que llevaron al voto en contra, como se puso ayer en evidencia durante el debate, han sido diversos pero el principal es la incertidumbre que generaría un resultado que no satisfacía a nadie.

El objetivo de la presente directiva era aportar claridad, seguridad jurídica y un enfoque común europeo para que la base de concesión de la patente sea la misma en toda la Unión Europea y para que los tribunales nacionales se guiasen por los mismos principios, teniendo en cuenta las prácticas de la Oficina Europea de Patentes.

Los eurodiputados consideraron que la seguridad jurídica no era suficiente y que era preferible que no hubiera directiva que contar con una mala. Muchos hicieron hincapié en que era mejor llegar a un acuerdo sobre la directiva general de patentes, bloqueada en el Consejo desde hace tiempo, que sería un medio más adecuado para regular la cuestión que una directiva específica sobre los programas informáticos.

Los gigantes tecnológicos eran favorables a un sistema de patentes que proteja no sólo las invenciones que utilizan programas informáticos, sino también los programas implicados. Pero las pymes quieren que las patentes estén limitadas a las invenciones, excluir los programas informáticos del ámbito de aplicación de la directiva y, en consecuencia, dejarlos sin protección y disponibles para los otros usuarios. Los partidarios del llamado 'software libre' dieron la batalla para intentar que los eurodiputados bloquearan la normativa porque, a su juicio, se limitaba el mercado a favor de las grandes empresas.

Ahora, según la Comisión Europea, la ausencia de esta directiva provocará una "fragmentación de los sistemas, menos claridad para las empresas y para los juristas", lo que obligará al final al Tribunal de Justicia de la UE a ser quien ponga orden en la interpretación de las reglas de patentabilidad. Sin embargo, supone un éxito para todos aquellos que han favorecido el "software libre o gratuito".

La portavoz del PPE en esta materia, Piia-Noora Kauppi, no dudó de que la decisión adoptada hoy es la correcta, porque, a su juicio, no se hubiera logrado una directiva suficientemente buena. No obstante, lamentó que se rechace el intento de armonizar las diferentes prácticas sobre patentes en los Estados miembros. "La Comisión debe volver a presentar rápidamente una propuesta sobre patente comunitaria", declaró.

El eurodiputado socialista, Manuel Medina, justificó el voto negativo "ante la imposibilidad de lograr un acuerdo satisfactorio entre los grupos parlamentarios" para un texto que permita proteger los diversos intereses que cubren las aplicaciones del software informático. "Es un ámbito tecnológico de gran complejidad que debe contemplar diversos sectores y que es de vital importancia para la economía de la Unión Europea", dijo.

Para el Grupo de los Verdes, muy activista en su negativa a abrir la puerta a patentar el software, hoy se ha defendido "un espacio europeo de libertad frente a los monopolios"."La Comisión debe despegarse de Bill Gates y de las grandes empresas y meter en cintura a la Oficina Europea de Patentes, que ignora la legalidad en su afán de seguir el modelo norteamericano de las patentes ilimitadas", aseguró David Hammerstein.

Por su parte, Bernat Joan i Mari, eurodiputado de Esquerra Republicana de Catalunya y miembro de la comisión cultura del Parlamento Europeo, comentó que el voto de hoy es una "muy buena noticia para la innovación y la diversidad en Europa"." Ahora, después de la votación de hoy, podemos quedar más aliviados pero no podemos dar la batalla por ganada", añadió.

Graham Watson, líder de la Alianza de Liberales y Demócratas, justificó el rechazo de su grupo porque la propuesta de la Coisión era poco claro y la postura del Consejo ambigua, por lo tanto, las posibilidades de lograr una claridad legal eran "remotas".

CRITICAS A LA CE

El revuelo que ha creado esta normativa ha llegado, incluso, a enfrentar a las instituciones. El presidente del Parlamento, Josep Borrell, que resaltó la importancia política del resultado, lanzó duras críticas hacia la actitud de la Comisión por haber advertido de que, si los eurodiputados rechazaban la propuesta, no presentarían otra iniciativa sobre este asunto.

Según Borrell a los comisarios "se les paga, y muy bien" para plantear medidas legislativas y, por lo tanto, anunció su intención de hablar con el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, para expresarle sus quejas por una actitud que, en su opinión, no es acorde con la relación que debe existir entre las dos instituciones.

"Espero que, a partir de ahora, al PE se le tenga en cuenta", subrayó. Los mismos reproches hacia el comportamiento de la Comisión los expresó el ponente del informe sobre las patentes, el socialista Michel Rocard, que habló de "desprecio, arrogancia y sarcasmo" por parte del Ejecutivo comunitario hacia la Eurocámara.

Rocard acusó también a la Comisión de haber intentado "ahogar el debate" y de "presionar" para que Estrasburgo diera su visto bueno a una iniciativa que enfrentaba a la industria y no convencía plenamente a ninguna familia política representada en la Eurocámara.

Rocard confió en que el voto de hoy sirva de lección al Consejo y, en cuanto al fondo, admitió que "la solución al problema no está madura", y reconoció también que están en juego miles de millones de dólares dependiendo de la solución que se adopte.

Defendió que las nuevas tecnologías deben preservar libertades fundamentales, como la libertad de circulación de ideas o la competencia y evitar que las patentes supongan un monopolio. "No se pueden patentar las notas de una partitura de música", ilustró.

En lo que se refiere al papel de la Oficina Europea de Patentes, el organismo hasta ahora encargado de la concesión de patentes, Rocard aseguró que, con el mensaje lanzado hoy por el Parlamento, se le está pidiendo "cuidado" con la jurisprudencia que genera y se avisa de que no cuentan con mayoría para adoptar determinadas decisiones. La necesidad de una directiva sobre patentes se vio precisamente para evitar que esa oficina, con sede en Frankfurt, siga la estela norteamericana, proclive a patentar todo tipo de software. "La oficina no modificará su política, pero las empresas sí se fijarán más porque se darán cuenta de que podemos acudir a los tribunales", añadió.

Ayer, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, advirtió de que la directiva no podia ser alterada "en sus fundamentos" y que si el Parlamento decidía rechazarla, la Comisión no presentaría una nueva propuesta.

No obstante, hoy, la comisaria de Relaciones Exteriores y Política de Vecindad, Benita Ferrero-Waldner, constató que, aunque la Comisión no tiene previsto presentar una nueva propuesta, naturalmente "si el Parlamento se lo pide, relanzará el procedimiento y consultará a las comisiones".

Otras noticias del día 06 de Julio de 2005

UE Parlamento entierra directiva patentes software
SEO BirdLife lanza portal Internet ornitología noticias actualidad censos aves


Noticias sobre Internet
Ver el archivo de noticias sobre Internet