Los editores critican la 'tibieza' de la Fiscalía en la persecución de delitos contra la propiedad intelectual



Cultura destinará sus "mejores recursos" a "canalizar" el cambio de la sociedad analógica a la digital

SANTANDER, 7 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Federación de Gremios de Editores de España, Pedro de Andrés, ha criticado la "tibieza" de la Fiscalía General del Estado en la persecución de los delitos contra la propiedad intelectual.

De Andrés se ha pronunciado así este miércoles en la inauguración del XXVI Encuentro sobre la Edición dentro de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), bajo el título 'El futuro de la edición: papel y e-book'.

Allí, ante la ministra de cultura, Ángeles González-Sinde, ha mostrado su apoyo a las medidas de apoyo al sector editorial y a la propiedad intelectual incluidas en la Ley de Economía Sostenible.

No obstante, el representante de los editores lamenta el "retraso" en la aplicación de estas medidas y que "no estén en vigor", ya que se han retrasado hasta el próximo mes de septiembre.

Pero sobre todo, criticó la "cierta tibieza" con la que a su juicio actúa la Fiscalía General del Estado a la hora de "combatir" los delitos contra la propiedad intelectual, que cuestaN al sector en torno a 200 millones de euros en pérdidas anuales.

Posteriormente, la ministra de Cultura declaró a los periodistas que la Ley de Economía Sostenible protege la propiedad intelectual en todas sus manifestaciones culturales, por lo que también incluye medidas ante las descargas ilegales del e-book, de la misma manera que para otro tipo de descargas.

Durante la inauguración del encuentro, González-Sinde se comprometió a que el Ministerio de Cultura destinará sus "mejores recursos" a "canalizar" el cambio de la sociedad analógica a la digital en el plano cultural.

Según aseveró, "el libro digital está aquí y ha venido para quedarse", pero en este caso, "por primera vez", se está "en condiciones de liderar esta transformación".

MOMENTO DE TRANSICIÓN

La ministra de Cultura reivindica el papel de este sector en la economía nacional, poniendo como ejemplo que el 1,2% del PIB lo aporta el sector editorial, que financia "una de cada cien camas de los hospitales públicos" y ha convertido a España en la cuarta potencia editorial en todo el mundo.

Pero ahora este sector atraviesa por un "momento de cambio", una "transición entre lo analógico y lo digital". "Lo que ocurre en el futuro dependerá de lo que hagamos hoy", advirtió a los asistentes.

Así, citó que 11 de cada 100 libros editados durante 2009 lo fueron en soporte electrónico, lo que supone un 55% más que durante el año pasado, y en la actualidad, ocho de cada diez editoriales tienen previsto iniciar el año que viene la digitalización de sus fondos.

González-Sinde elogió que ante este fenómeno "los libreros españoles no se están quedando de brazos cruzados", y en consecuencia, el Ministerio de Cultura apoyará la transición con "sus mejores recursos", al sostener que "el futuro de cualquier país es el futuro de sus libros".

Para ello ya se ha creado el Observatorio del Libro Electrónico, gracias al cual se pueden detectar tendencias como que el 5% de los lectores recurren ya a soportes electrónicos.

En general, la cultura española genera 800.000 puestos de trabajo, pero la ministra considera que pueden ser más si se consigue convertir esta situación en un "empuje" para la edición.

Al respecto, la titular de Cultura defendió que el recorte del 15% anunciado para su departamento, al igual que para el resto del Gobierno, tratará de "intentar mantener el sector productivo" y sobre todo de que "se mantenga el empleo" en el sector, ya que ella concibe la cultura como "una oportunidad para la recuperación económica".

UN POTENCIAL INCREÍBLE

Para la directora del curso, Nuria Cabutí, consejera delegada de Random House Mondadori "las nuevas tecnologías generan sus propias infraestructuras y, con ellas, la transformación del modelo de negocio editorial, aún por formular y ordenar, pero de cuyas decisiones va a depender mucho el futuro del sector".

En este sentido, tanto Ian Hudson, Deputy CEO de Random House en el Reino Unido como Riccardo Cavallero, director general del Libro de la División Comercial del mismo Grupo, destacaron que "el potencial del e-Book es increíble y el mercado apenas está explotando".

Hudson señaló que en el mercado Estados Unidos, que sirve de tendencia de lo que va ocurrir en el resto del mundo, se han vendido 2,2 millones de dispositivos electrónicos entre enero y mayo, tres millones de unidades de iPad desde su lanzamiento en abril y se prevén 10 millones más hasta final de año y otros 20 millones de unidades de dispositivos electrónicos de lectura, sin contar los ordenadores portátiles.

"La capacidad de lectura en soporte electrónico se incrementa de forma exponencial y no tiene vuelta atrás", señaló, y advirtió que los editores deberán "dar prioridad a las inversiones digitales porque sí no lo hacen corren el riesgo de quedarse fuera de un mercado".

Sólo en Estados Unidos, insistió Hudson a modo de ejemplo, la venta de e-Books suponen el 3,2% de la facturación global de libros, las previsiones señalan que, en breve, serán el equivalente al 7% u 8% y, en menos de tres años, totalizarán el 25%, "el futuro es, pues, muy prometedor".

A diferencia de la edición en papel, "en la edición digital autores, editores, libreros y distribuidores tienen estrategias y objetivos diferentes" y para "el consumidor también se abre un rol diferente e interesante, primero el libro digital será más barato, más fácil de transportar y almacenar y de más fácil acceso: podrá adquirir un libro desde cualquier parte del mundo y de forma inmediata".

Por su parte, Cavallero destacó que para afrontar el nuevo modelo de negocio se requerirá un cambio de mentalidad para pilotar esa transición del mundo analógico al digital y que "el editor deberá aceptar un caída de los márgenes, de la facturación y del precio de los libros en papel, sobre todo, los de tapa dura".

El editor ha perdido el papel de filtro entre el autor y el consumidor: "ya no decide lo que el consumidor va a leer, porque todo está en la Red, luego ya verá si lo quiere pagar o no", indicó. No obstante se mostró convencido de que al final del camino "el sector sobrevivirá y gozará de buena salud".



Otras noticias del día 07 de Julio de 2010

(AM) editores critican tibieza Fiscalía persecución delitos propiedad intelectual


Noticias sobre Internet
Ver el archivo de noticias sobre Internet